Inicio    Almeida estrecha el cerco sobre las ‘dark kitchens’ en zonas residenciales

El Ayuntamiento de Madrid seguirá muy de cerca la implantación de las denominadas 'dark kitchen' o cocinas fantasma que han proliferado en los últimos meses en varias zonas residenciales de la capital. Así lo ha asegurado hoy Mariano Fuentes, concejal de urbanismo, durante su intervención en la Comisión Desarrollo Urbano y de Obras y de Equipamientos.

Según ha avanzado, Urbanismo solicitará a Medio Ambiente un informe para saber si estas actividades deben estar sujetas a un procedimiento de evaluación ambiental, al tiempo que se va a exigir un estudio para determinar cómo afecta a la movilidad la implantación de estas cocinas. Asimismo, se les exigirá plazas de carga y descarga, mientras que la Agencia de Actividades realizará inspecciones específicas en este tipo de instalaciones sobre todo cuando estén en edificios o zonas residenciales. Por último, Fuentes ha anunciado que, "dentro del proceso de modificación de las normas urbanísticas del Plan General, se va a revisar la regulación de los usos urbanísticos y en especial los usos industriales".

"Las cocinas industriales son actividades que se incluyen dentro del uso industrial que definen y regulan las normas urbanísticas del plan general y esas actividades se tramitan y autorizan conforme a los procedimientos establecidos en la normativa urbanística", ha dicho Fuentes, quien ha recordado como desde 2018 se han otorgado tres licencias.

"Se va a revisar la regulación de los usos urbanísticos, en especial, el industrial"

"Siendo conscientes de las implicaciones que esas actividades pueden tener sobre el entorno, se ha solicitado al área de Medio Ambiente un informe sobre si este tipo de actividades deben estar sujetas al procedimiento de evaluación ambiental dentro del procedimiento de licencias, ya que no está clara la inclusión de esta actividad dentro de las recogidas en el anexo quinto de la Ley de Evaluación Ambiental de la Comunidad de Madrid". Una medida que, de facto, y de salir adelante, supondría una mayor complejidad o, al menos, mayores trámites urbanísticos para que este tipo de negocios obtengan sus licencias.

Pero, además, Fuentes ha anunciado que "la Agencia de Actividades requerirá en los procedimientos de autorización para este tipo de actividades la aportación de un estudio para determinar las condiciones de movilidad generadas y su impacto sobre el entorno y exigirá la disposición de plazas de carga y descarga en los términos que prevé el Plan General".

"Nos montan 38 cocinas fantasma en el patio": el precio del 'boom' del 'delivery' en Madrid

Michael McloughlinLos vecinos de cuatro calles de Prosperidad están en pie de guerra contra una colmena de cocinas fantasma que construye una subsidiaria en España de una empresa de Travis Kalanick, el polémico fundador de Uber

Con la pandemia y el fuerte aumento de los pedidos de comida a domicilio, las cocinas industriales han comenzado a hacerse un hueco en varias zonas residenciales de la capital, si bien desde el Ayuntamiento de Madrid niegan que se haya producido un crecimiento exponencial y aseguran que desde 2018 solamente se han concedido cuatro licencias.

Molestias para los vecinos

A pesar de ello, en algunos edificios se pueden llegar a instalar varias decenas de cocinas, con las consiguientes molestias para los vecinos bajo la forma de olores y un trasiego constante de motos, para repartir la comida a domicilio, y furgonetas para surtir de mercancía a dichas cocinas. Como explicó El Confidencial, diferentes comunidades de vecinos han trasladado a la Agencia de Actividades del Ayuntamiento de Madrid varias reclamaciones sobre incidentes que aseguran estar generados por estas obras.

Desde vibraciones por el uso de maquinaria hasta grietas y desconchones que están apareciendo en los diferentes inmuebles. Una de las vecinas se despertó y se encontró el agua entrando a borbotones en su casa, un bajo interior que da al patio. Todo ello, producto de filtraciones por los trabajos de cimentación de la mencionada chimenea que se habían realizado en esa parte del edificio.

El ayuntamiento llevará a cabo programas específicos de inspecciones

Al igual que en su día sucedió con los apartamentos turísticos, el Ayuntamiento de Madrid quiere evitar una proliferación descontrolada de este tipo de actividades. De ahí que hayan comenzado a estrechar el cerco sobre ellas y mirar con lupa cualquier nueva implantación. "La Agencia de Actividades llevará a cabo programas específicos de inspecciones de este tipo de actividades especialmente cuando se implanten en edificios o zonas residenciales para comprobar estrictamente el cumplimiento del contenido de las licencias otorgadas", ha dicho Fuentes, al tiempo que ha asegurado que en el proceso de modificación de las normas urbanísticas del Plan General en el que se encuentran inmersos, se revisará la regulación de los usos urbanísticos y en especial de los usos industriales para regular las nuevas actividades económicas que han surgido o puedan aparecer y, sobre todo, garantizar la compatibilidad de las mismas con la convivencia vecinal".

"Abren todos los días del año de 8 de la mañana a 12 de la noche, y aunque al principio surgió como una diversificación hostelera, ya que necesita una inversión muy pequeña, ha crecido exponencialmente con la llegada del coronavirus que disparó la demanda de comida a domicilio y sigilosamente se ha ido extendiendo por Madrid un Amazon de la comida, que está interviniendo en el mercado inmobiliario como lo hacen las plataformas de vivienda turística y que está interviniendo en la configuración del modelo de ciudad", ha destacado Mercedes González, concejala del Grupo Municipal Socialista de Madrid.

"Muchas áreas centrales de la ciudad se están convirtiendo en colmenas de cocinas, en un enjambre de 'riders' a todas horas que colapsan y congestionan el tráfico en las estrechas calles de carácter residencial, con furgonetas de reparto y descarga. Generan una enorme cantidad de residuos que necesitan un ingente número de contenedores en el espacio público, así como necesitan de la instalación de grandes chimeneas de grandes dimensiones, lo que perjudica las condiciones de ventilación e iluminación de las viviendas", ha dicho.

González ha criticado que "no exista un criterio uniforme. Ni una reflexión previa, sino una flexibilzación normativa para favorecer la implantación de este tipo de actividades. Cuando nos encontramos con una actividad que no encaja con la normativa vigente, lo que deberíamos hacer es que, si no hay norma, no debe haber licencia. Tenemos un problema de ciudad como el de la vivienda turística", ha concluido.

Artículo Original elconfidencial.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar