Inicio    El bloque de pisos de Vallecas que refleja la burbuja del alquiler en Madrid

Los vecinos del número 28 de la calle Granja de San Ildefonso, en el Ensanche de Vallecas de Madrid, se han concentrado esta semana en una atípica reunión de la comunidad. El objetivo era tratar la subida de los precios de sus alquileres. La socimi que ha adquirido más de un centenar de viviendas en este bloque, Vivenio, les ha comunicado subidas de más del 25% de un mes para otro. Solo tres apartamentos en todo el edificio están en propiedad, el resto son alquilados a jóvenes y familias.

El panorama en esta comunidad de vecinos no resulta nada alentador. Como consta en los recibos que ha podido consultar este diario, un piso de un dormitorio ha pasado de valer 550 euros a 735, y uno de dos dormitorios, de 695 a 915 euros.

Aunque quizás uno de los más extremos, este no es un caso excepcional. Los datos que El Confidencial ha recogido y analizado a partir de las principales plataformas 'online' de oferta de alquiler indican que en los distritos de Villa y de Puente de Vallecas se encuentran los barrios donde más ha subido el alquiler en Madrid. Santa Eugenia, Portazgo y Entrevías copan las primeras posiciones. En el Ensanche, donde viven los vecinos de Granja de San Ildefonso, el precio medio de un piso de 50 metros cuadrados ha pasado de unos 500 euros al mes a rozar los 600.

Aunque sus precios medios siguen por debajo del valor mediano (esto es, el valor central de todo el conjunto de los cientos de miles de pisos analizados), estos barrios ya no son los más baratos de la ciudad para vivir de alquiler, situación en la que se encontraban hace tan solo un año.

Depósitos de impago de 2.000 euros

En el 28 de La Granja los edificios no tienen nada que ver con las casas bajas vallecanas: todos tienen más de cinco plantas y son hormigón puro, blanco roto. En los buzones de esta comunidad, en las últimas semanas, han llegado cartas como esta: "Nos ponemos en contacto con usted para informarle de que el próximo 14 de mayo de 2018 finaliza su contrato de arrendamiento. (…) No obstante, le ofrecemos la posibilidad de formalizar un nuevo contrato, según las condiciones que a continuación se indican".

Bloque en La Granja 28. (EC)

Ninguna de las revisadas por este diario cumplía los 30 días de plazo de notificación antes de la finalización del contrato que recoge la Ley de Arrendamientos Urbanos. Además de la subida de los precios, los depósitos de impago tampoco pasan desapercibidos: en ambos casos sobrepasan los 2.000 euros.

Las cartas no han llegado a todos los vecinos. Algunos conocieron la situación de otra forma. "Te enteras cuando no te pasan el recibo del alquiler y empiezas a escuchar a los vecinos hablar de precios muy altos", cuenta una de las inquilinas del portal 30. Es el siguiente, en la misma calle, y en este caso propiedad de la socimi Fidere. Hasta esta misma semana, el nuevo propietario no supo cuánto pagaría para el próximo mes. "A este paso, muchos van a acabar yéndose. Me temo que en noviembre estaremos prácticamente vacíos", opina.

En el portal Idealista ya se encuentra, en alquiler, un piso de La Granja 28. Tiene un dormitorio, cocina equipada, comunidad incluida y viene sin amueblar. Se alquila por 40 euros menos de lo que se solicita ahora a los inquilinos en el nuevo contrato. Para vivir en él hay que presentar contrato indefinido de más de un año de antigüedad superior a 1.600 euros, un mes de fianza y un seguro de impago de 250 euros mensuales.

Pinche para ver la carta enviada a los inquilinos. (EC)

Los inquilinos que no puedan permitirse el nuevo contrato tendrán que buscar otro hogar en la zona. Sin embargo, de acuerdo con el análisis de datos que ha hecho este periódico, un piso de 50 metros cuadrados en el Casco de Vallecas cuesta hoy, de media, 502 euros al mes, mientras que justo hace un año no pasaba de 455. Con un sueldo mínimo (735 euros), tan solo quedarían 200 euros al mes para cubrir gastos.

Subida del alquiler en Entrevías

En La Granja 28 buscan una negociación. Acompañados por la Plataforma Afectados por la Hipoteca (PAH) de Vallecas y el Sindicato de Inquilinos e Inquilinas, los vecinos han conseguido hablar con dos representantes de Vivenio, la socimi que gestiona sus pisos. "Dicen que van a estudiar caso por caso, pero ¿quiénes son ellos para decidir quién se queda fuera y quién no?", se pregunta Lotta Tenhunen, portavoz de la PAH de Vallecas. La plataforma se ha movilizado también por una situación parecida que viven los inquilinos de otro bloque propiedad de Vivenio, pero esta vez en Rivas Vaciamadrid. Allí hay casos como el de María, quien tiene dos años para encontrar una forma de pagar el nuevo precio de alquiler de su piso, tras le irrupción de la socimi. El nuevo contrato le obligará a pagar 750 euros en lugar de los 427 que pagaba. Hace cinco años disfrutaba con su hija del hogar en Jovellanos 1 (Rivas Vaciamadrid) gracias al programa de Protección Oficial Plan Joven de la Comunidad de Madrid.

Este periódico se ha puesto en contacto con Vivenio, pero la empresa no ha querido hacer declaraciones.

En otras zonas del distrito, la evolución del mercado del alquiler tampoco ayuda a los vecinos. A Entrevías, donde viven casi 38.000 personas, le ha explotado la burbuja del alquiler en la cara: en este barrio vallecano, el segundo más pobre después de San Diego, un piso interior de 75 m² construido en 1966, sin amueblar, con dos habitaciones y dos baños, cuesta 1.100 euros al mes. Quien no cuente con ese dinero pero pueda permitirse gastar 500 euros íntegros en alquiler, solo se encontrará, al menos en las principales plataformas de alquiler 'online', con un bajo de 35 m², siempre que presente un contrato de trabajo y las tres últimas nóminas.

Mercedes vive en Entrevías con su hija y paga 270 euros de alquiler, el 30% de lo que cobra, en un piso social gestionado por Sareb. Percibe la subida de los alquileres de forma directa: "Los precios suben día a día, todos los días tengo un folleto en el buzón de empresas de alquiler". Santa Eugenia y Portazgo, otros barrios de Vallecas, son zonas igualmente castigadas por la pulverización de los precios máximos de arrendamiento. Mientras que en el primer barrio un piso de 50 metros ha pasado, de media, de 400 a 500 euros al mes, el segundo también ha quemado etapas: en un año, el valor mediano de los pisos de 50 metros ofertados ha pasado de 475 a 615 euros al mes.

Del ático al piso sin muebles

Se quiera llamarlo burbuja o no, es innegable que el alquiler en Madrid se está moviendo. En concreto, los precios andan hacia arriba. A 16 kilómetros de Vallecas, vivir de alquiler también es una utopía para alguien que no cobre más de 1.200 euros. Desde Sol hasta el barrio de Cortes y atravesando Justicia para llegar a Malasaña, el alquiler de un piso de 50 metros supera los 1.000 euros. En algunos casos, la subida de los precios alcanza los 300 euros de más.

En 2018, salir de casa y pisar las calles que conectan el Teatro Real con los Jardines Sabatini y la bulliciosa plaza España sigue siendo la opción más barata en el centro. Un piso de 50 m2 costará 878 euros frente a los 1.049 a pagar en las calles de Malasaña.

En la Castellana está el techo. El apartamento más caro de Madrid disponible en Idealista en julio de 2018 es un ático de 170 m2 con tres habitaciones, cargado de luz natural y con una gran terraza exterior, completamente equipada y con comedor para ocho personas. El precio: 10.800 euros al mes. En el otro extremo se encuentra un piso sin ascensor de Buterque (Villaverde) también de tres habitaciones pero con tan solo 57 metros cuadrados. Viene sin amueblar y cuenta con un único baño. Su precio es de 470 euros mensuales, 70 euros más de lo que habría costado en 2017.

_

¿Has vivido casos de subidas abusivas del alquiler? Escríbenos a investigacion@elconfidencial.com o usa nuestro buzón seguro y anónimo.

Artículo Original elconfidencial.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.