Inicio    El euríbor seguirá en negativo en 2020, pero no asegura más rebajas en las hipotecas

El euríbor despide su cuarto año consecutivo en negativo y todo apunta a que no conseguirá situarse por encima del 0% hasta dentro de, al menos, dos años. A falta de dos sesiones para despedir 2019, el indicador, que sirve de referencia al 90% de las hipotecas que se firman en España, cerrará en el -0,265% y permitirá a todos aquellos que revisen su hipoteca con el cierre de diciembre beneficiarse de una pequeña rebaja en la cuota que pagan cada mes al banco.

El euríbor se ha mantenido en negativo durante todo el año, iniciando un brusco descenso en primavera que culminó en mínimos históricos en el mes de agosto, mes que despidió con una media del -0,356%, el nivel más bajo de su historia. Y seguirá en negativo durante dos años más, según las previsiones de Bankinter, entidad que maneja un mínimo del -0,27% y un máximo del -0,17%, así como un escenario central del -0,22% durante todo 2020.

Paradójicamente, las rebajas en las cuotas de las hipotecas no están aseguradas, ya que, aunque durante el primer semestre —si se cumplen las previsiones de Bankinter— el euríbor se situará por debajo de los niveles de 2018, los mínimos marcados este año obligarían a que el euríbor cayese por debajo de los mínimos históricos de agosto para que los hipotecados puedan experimentar una rebaja en la cuota (ver gráfico inferior).

Por lo pronto, aquellos que tienen que revisar su hipoteca con el cierre del euríbor del mes de diciembre experimentarán cierto alivio en sus bolsillos. Así, por ejemplo, para una hipoteca a 30 años de 300.000 euros con un diferencial de euríbor +0,99%, la cuota pasará de 946 a 927 euros, es decir, 19 euros menos al mes, 228 euros menos al año. En el caso de un préstamo hipotecario de 150.000 euros a 30 años con el mismo diferencial de euríbor +0,99 euros, el hipotecado pagará tras la revisión del euríbor 463 euros frente a los 473 euros de hace un año. Esto supone un ahorro mensual de 10 euros o, lo que es lo mismo, 120 euros al año.

Entre 2014 y 2019, una familia con una hipoteca de 300.000 euros se ha ahorrado más de 4.700 euros

Más aún: si tenemos en cuenta el periodo transcurrido entre 2014 y 2019, según datos de iAhorro, el ahorro para una familia con una hipoteca de 300.000 euros asciende a 945 euros anuales, es decir, más de 4.700 euros en los últimos cinco años. Mientras que para quienes tienen una hipoteca de 150.000 euros, el ahorro habría sido de 472 euros al año, casi 2.400 desde 2014.

Los hipotecados a tipo variable no son los únicos beneficiados. Esta caída del euríbor ha abaratado las hipotecas a tipo variable y también las de tipo fijo, ya que la banca ha apostado fuertemente por estas últimas en los dos últimos años, ya que generan mayor margen y, por tanto, mayor rentabilidad que los productos a tipo variable.

Gracias a la rebaja de este índice, aquellos que suscribieron una hipoteca variable el pasado mes de septiembre, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), lo hicieron con un interés medio del 2,25%, un interés más bajo del que firmaron quienes contrataron una hipoteca a tipo variable en septiembre de 2018, para los que el interés medio fue del 2,36%. O los que lo hicieron en septiembre de 2016, con un precio medio para sus hipotecas del 3,13%. "Y es que en algo más de una década, el precio de las hipotecas se ha reducido a menos de la mitad, ya que en 2008, el interés medio firmado fue del 5,10%", aseguran desde Rastreator.com.

Los hipotecados a tipo fijo también se están beneficiando de un euríbor en mínimos. "En la recta final del año, estamos viendo unas ofertas en hipotecas fijas muy competitivas. A esto se está sumando, ahora, el cierre del año. Estamos en un momento inmejorable para contratar un préstamo fijo para nuestra vivienda", destacaba hace unas semanas el director de Hipotecas de iAhorro.com, Simone Colombelli.

"Esta situación afecta claramente al negocio bancario, que ha abandonado su persistente política de hipotecas a tipo variable, que colocaba sobre los hombros de los hipotecados el riesgo de tipo de interés, para ofrecer de forma generalizada hipotecas a tipo fijo muy competitivas. Contratar un tipo fijo por debajo del 2% nominal ha sido posible en 2019 y creo que seguirá al alcance de los perfiles solventes en 2020, si bien lo más probable es que vaya encareciéndose ligeramente a medida que el euríbor ascienda", explica Pau A. Monserrat, profesor de la Universitat de les Illes Balears, economista especializado en productos financieros y socio en Futur Finances.

La banca ha abandonado su política de hipotecas a tipo variable, que colocaba sobre los hombros de los hipotecados el riesgo de tipo de interés

"El truco de estas hipotecas fijas es la vinculación a la que obligan si se quiere optar al mejor tipo nominal. Dado que las vinculaciones de contratación de seguros implican pagar precios de póliza más elevados [el sobrecoste que carga el banco puede llegar al 40% del precio del seguro] y nunca salen rentables, recomiendo comparar hipotecas a tipo fijo sin tener en cuenta las bonificaciones, que suponen un sobrecoste mayor que la reducción de intereses que prometen. En cuanto a las hipotecas a tipo variable, creo que seguirán con diferenciales muy similares: las mejores hipotecas a tipo variable en 2020 se pagarán a un euríbor +0,80% o algo menor, para los mejores perfiles de hipotecados", apunta este experto.

Respecto al impacto de la próxima sentencia del IRPH en el mercado hipotecario, Monserrat considera que si va en contra de los intereses de la banca, "supondrá un bache en la concesión de préstamos hipotecarios para las entidades más afectadas, pero no creo que afecte al precio de las hipotecas, con una demanda de crédito más informada y que ha demostrado que ya influye en la formación de precios hipotecarios. Los que alertaban de un encarecimiento del precio de las hipotecas tras cargar sobre los bancos los costes de su concesión se han equivocado. El cliente ya no firma la primera hipoteca que se le pone delante de los ojos".

Cuatro años en negativo

El euríbor lleva casi cuatro años en negativo. En febrero de 2016, el indicador entró en números rojos por primera vez en su historia y no ha vuelto a cifras positivas desde entonces, lo que ha permitido la rebaja en la cuota mensual de miles de hipotecados desde entonces. Aunque el euríbor empezó 2019 continuando la tendencia alcista que había iniciado en junio de 2018 y recuperando posiciones —eso sí, siempre en terreno negativo—, en el mes de mayo retomó la senda bajista que lo llevó en agosto a marcar su dato más bajo en la historia.

El índice de referencia tocó suelo: a partir de ese momento, frenó en seco sus bajadas y los últimos meses los ha cerrado con tímidas, pero paulatinas, subidas. Unas subidas que, además, coincidieron con las últimas medidas tomadas en septiembre por Mario Draghi, antes de que terminara su mandato como presidente del Banco Central Europeo (BCE) y fuera sustituido por Christine Lagarde.

Sin embargo, a pesar de los avances de los últimos meses, al euríbor aún le queda una larga travesía para regresar a terreno positivo. Desde Bankinter, prevén un escenario central del -0,22% para 2020, pudiéndose situar entre -0,27% y -0,17%, pero siempre en terreno negativo, mientras que para 2021, la previsión más negativa es que se mueva en el -0,15%, frente a un escenario central también negativo (-0,1%) y uno optimista en el -0,05%. Su evolución futura dependerá la política monetaria que adopte Lagarde en los próximos meses, pero también del nuevo cálculo del euríbor que se implantará en enero.

"El comportamiento del euríbor está muy condicionado por la política monetaria del BCE y por la evolución de los tipos de interés. Al fin y al cabo, es el precio que pagan los bancos de la zona euro por prestarse dinero y, actualmente, dichas entidades no están cobrando por ello. De ahí que el resultado sea un euríbor en negativo", explican a El Confidencial desde Rastreator.

En este sentido, el pasado mes de septiembre, el BCE decidió no subir los tipos de interés ante el frenazo que vive la economía de la zona euro y mantuvo el precio oficial del dinero en el 0% y un tipo negativo del 0,5% para los depósitos que las entidades financieras guarden en el BCE. Y todo apunta a que se mantendrán así durante un tiempo. De hecho, la nueva presidenta del BCE ha asumido de manera continuista la actuación de su antecesor. Así, por ejemplo, en la reunión de diciembre, mantuvo el compromiso de no subir los tipos de interés mientras no se alcance el objetivo de inflación.

"Las previsiones de tipos de interés en 2020 siguen siendo las de un mercado disfuncional y nunca visto en nuestra economía: intereses negativos, pagar por prestar dinero", explica Pau A. Monserrat. "Su reflejo en el euríbor aplicado a la gran mayoría de hipotecas a tipo variable en España será el mismo: un 2020 con hipotecas referenciadas a un euríbor en negativo, con cotas algo más cercanas al cero, pero en todo caso rondando el -0,20%", añade.

Crece el número de hipotecas

El euríbor en negativo también ha tenido un impacto directo en el mercado hipotecario. "El hecho de que los intereses estén bajos anima a que las familias se decidan a adquirir un hogar. Y, por tanto, también está contribuyendo a una mayor concesión de préstamos hipotecarios", aseguran desde Rastreator .

El año pasado se concedieron 348.326 hipotecas sobre vivienda, la cifra más alta desde 2011, cuando se concedieron 408.461 préstamos de este tipo, pero alejada todavía de las 650.889 que se firmaron en 2009. Y, según los últimos datos del INE, entre enero y septiembre de este año se han concedido 268.598 hipotecas, 1.071 más que las que se firmaron en el mismo periodo de 2018 y 114.750 más que las que se concedieron en los tres primeros trimestres de 2014, año en el que se registró el menor número de hipotecas de la última década para ese mismo periodo. Y si crece el número de hipotecas, lo mismo ocurre con la financiación proporcionada.

El mercado hipotecario apunta al récord en nueve años a pesar del frenazo económico

J. ZuloagaLa concesión de nuevas hipotecas va a ritmo récord en 2019 a pesar de la nueva ley que frenó la operativa varios meses y a la desaceleración económica

El pasado ejercicio, se prestaron más de 43.284 millones de euros a los hogares para financiar viviendas, una cantidad no vista también desde 2011, aunque todavía muy lejos de años como 2006, cuando se concedieron más de 188.000 millones.

"No obstante, ese crecimiento también se refleja en las cifras de los tres primeros trimestres de 2019, cuando ya se han concedido 33.401 millones para financiar viviendas, más del doble de los 15.664 millones que se prestaron en el mismo periodo de 2014. "Estos datos se relacionan directamente con los importes medios de las hipotecas sobre viviendas en España, pues desde 2013 tampoco han dejado de crecer. En aquel año, la cantidad media de las hipotecas se situó en torno a los 99.000 euros, mientras que en 2018 esta cifra ya alcanzaba los 123.700 euros. En los nueve primeros meses de 2019, los importes medios siguen subiendo", explican desde Rastreator.

Entrada en vigor del euríbor híbrido

Además de a la política monetaria que decida aplicar el BCE en los próximos meses, el euríbor tendrá que hacer frente el próximo año al estreno de una nueva metodología para su cálculo. "Está previsto que el próximo 1 de enero de 2020 comience a aplicarse el nuevo euríbor, un índice que será inferior al actual, pero más volátil", explica Sergio Carbajal, responsable de Hipotecas de Rastreator.

Este experto explica cómo "el Instituto Europeo de Mercados Monetarios [EMMI, según sus siglas en inglés] se ha encargado en los últimos años de trabajar en una nueva fórmula para calcular este índice interbancario, al que están referenciadas la mayoría de hipotecas a tipo variable de España. De esta manera, el euríbor pasará a calcularse con una metodología híbrida, basada en la medida de lo posible en datos extraídos de las operaciones y transacciones reales del mercado. Y, en caso de que no sean suficientes, 'de otras fuentes de precios del mercado para asegurar la robustez del euríbor', según señala el EMMI, como el registro histórico del indicador o los precios teóricos que se utilizan a día de hoy".

Y añade: "A diferencia de ello, en la actualidad se calcula a partir de los intereses a los que los distintos bancos del panel de referencia están dispuestos a prestarse dinero entre sí. Es decir, se fundamenta en intenciones y voluntades, no en operaciones reales. En cuanto a cómo afectará a las hipotecas el nuevo euríbor, todo apunta a que el nuevo índice será inferior al actual, pero más volátil y con fluctuaciones más bruscas".

En opinión de Sergio Carbajal, esto supondrá que las hipotecas serán más baratas en principio, pero que, a su vez, mostrarán una mayor variabilidad en las cuotas cuando haya que revisarlas.

"Así se desprende de los datos que trascendieron del ensayo realizado por el EMMI entre mayo y julio de 2018. Según estos, con la fórmula actual del euríbor, la media mensual del índice se situó en el -0,188% en mayo de 2018, en el -0,181% en junio del mismo año y en el -0,18% en julio. Con el nuevo cálculo híbrido, se situó en el -0,247%, en el -0,215% y en el -0,181%, respectivamente", concluye Carbajal.

Artículo Original elconfidencial.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar