Inicio    La familia Nozaleda regresa al ladrillo tras la quiebra millonaria de Nozar

Fue una de las grandes promotoras en los años del 'boom'. Fundada a principios de los años ochenta por los hermanos Luis y Juan Carlos Nozaleda, no pudo superar la mayor crisis inmobiliaria de la historia de España. En 2009, tras un año de intensas negociaciones con los bancos acreedores y con una deuda de 700 millones de euros, se sumó a la larga lista de grandes compañías del sector que sucumbieron al pinchazo inmobiliario, como Martinsa Fadesa —la más sonada—, Llanera, Habitat, Tremón o Aifos.

Casi una década después, y tras dos administradores concursales, la situación de concurso no solo no se ha superado sino que el convenio, tras ser rechazado por el juez, fue impugnado por la banca acreedora y actualmente se encuentra recurrido ante el Tribunal Supremo, sin que se espere una resolución judicial en los próximos meses.

Tal y como consta en el registro, cuando el Juzgado Mercantil número 2 de Madrid rechazó su convenio con los acreedores, su pasivo en 2016 superaba los 1.000 millones de euros frente a unos activos de 457 millones y unas pérdidas de casi ocho millones. Su deuda con Hacienda, por su parte, roza los 200 millones de euros, convirtiendo a Nozar en el tercer mayor moroso de las arcas públicas, solamente por detrás de los 362 millones que adeuda Reyal Urbis —también concursada y a la cabeza de las deudas con la Agencia Tributaria—; Oceanus Maritime Limited, con 228 millones, ocupa el segundo puesto.

A pesar de las dificultades económicas, Nozar ha seguido peleando por salir a flote y, aunque de manera muy discreta, ha protagonizado varias operaciones en Madrid en los últimos años, lo que le ha permitido, gracias al capital de inversores privados y particulares, comprar suelo por valor de 70 millones de euros y poner en marcha 700 viviendas, de las cuales 131 unidades son suyas (71 millones euros) y el resto son en gestión.

De hecho, según confirma a El Confidencial el propio Luis Nozaleda, estudiaron uno de los últimos solares a la venta en pleno centro de Madrid: paseo de la Habana 147. Unos 10.000 metros cuadrados por los que sus propietarios piden entre 60 y 65 millones de euros. No es la única operación en la que ha sonado el nombre de Nozar.

Hace unos meses se hacían, a través de una sociedad, con la propiedad de un solar en la calle Ana de Austria 83, en Sanchinarro, uno de los puntos calientes de la capital, por unos 25 millones de euros. Sobre él levantarán casi un centenar de viviendas en torno a 600.000 euros la unidad. En total, Nozar gestiona y comercializa más de media docena de promociones en Madrid (Vallecas, Carabanchel, Sanchinarro, Móstoles, Valdebebas y Tres Cantos) y acaba de firmar la compra de un solar en El Cañaveral para un centenar de viviendas más. Y sumando.

Inversores particulares y amigos

La pregunta es inevitable, ¿cómo es posible que una empresa en concurso de acreedores y con una deuda tan elevada con Hacienda y con los acreedores esté manejando estas cifras?

Según explica Luis Nozaleda, cualquier movimiento de la compañía está supervisado por el administrador concursal y por el juez. "Gracias al apoyo de inversores privados, en buena medida amigos o gente muy cercana, nada de fondos de inversión, hemos conseguido invertir 70 millones de euros en suelo para levantar 700 viviendas. Son ellos los que ponen el dinero, se crean sociedades nuevas y Nozar gestiona la compra de suelo. Pero no somos suicidas, previamente analizamos el solar, el proyecto y lo plasmamos en números. Y una vez que lo tenemos estudiado, hablamos con las entidades financieras, que nos exigen lo mismo que a cualquier otro promotor, como realizar un desembolso inicial para comprar el suelo y un volumen de ventas determinado para conseguir el préstamo promotor".

"Antes de que estallara la crisis, trabajábamos con 40 entidades financieras. La mayoría ya han desaparecido", recuerda Pedro Ruiz, director financiero de Nozar cuando echa la vista atrás. "Necesitábamos 70 millones para poder refinanciar la deuda y evitar así el concurso. Conseguimos 66, pero los bancos no se pusieron de acuerdo y finalmente caímos. Parece mentira, pero solo por cuatro millones y por la soberbia de algunos bancos entramos en concurso".

Los problemas a partir de ese momento se sucedieron. "El convenio con los acreedores daba la solución a nuestra no liquidación. Permitía el mantenimiento de la compañía. Tuvimos a la mayoría de los bancos a nuestro favor, pero tres bancos no lo apoyaron. Dicho convenio incluía un plan de negocio en cuanto a ventas e ingresos para sacar la compañía adelante. Pretendíamos tener 500 viviendas en marcha, pero la administración concursal hizo un informe negativo y la banca se aferró a él para rechazar el convenio. Decían que no conseguiríamos financiación para tantas viviendas. En la actualidad, tenemos en gestión 700 viviendas que suponen un volumen de ventas de 220 millones. Lo hemos superado sobradamente. Pero no nos dejaron siquiera que lo intentásemos", lamenta Luis Nozaleda.

Madrid Río, en Antonio López, un proyecto de 13 viviendas, era la primera promoción de dicho plan estratégico. Sus 13 viviendas ya están vendidas y entregadas.

"Todo esto no habría sido posible sin el cambio de administrador concursal. El primero quiso llevarnos a liquidación, mientras que el segundo era partidario de reflotar la compañía", reconoce José Luis Iglesias, director jurídico de Nozar. "La ley concursal no está creada para destruir empresas sino para ayudarlas a salir adelante. No tenemos por qué morir, sabemos que somos viables y podemos salir adelante. Hace nueve años entramos en concurso pero estamos haciendo lo imposible para salir adelante, nos sentimos gladiadores y no nos vamos a rendir. La marca Nozar pesa y genera confianza", concluye Nozaleda, quien, en la última década, ha conseguido sacar de concurso a otras empresas del grupo, como el Balneario Panticosa o las Bodegas Enate.

Artículo Original elconfidencial.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar