Inicio    La suspensión de licencias de Ada Colau encarecerá aún más la vivienda en Barcelona

Ada Colau consiguió un gran éxito político esta semana. PSC y ERC le apoyaron en su proyecto de modificar el Plan General Metropolitano para obligar a todos los promotores a hacer un 30% de vivienda protegida en cada promoción que impulsen. Pero el sector coincide en que la medida tendrá justo el efecto contrario: encarecerá el precio de la vivienda nueva y lo hará de manera muy rápida en un mercado ya estrecho de por sí. Se teme que, además, la subida se extienda, en diverso grado, a los pisos de segunda mano y a los de alquiler.

El mecanismo es el siguiente: aunque la prensa la denomina "moratoria" no hay moratoria. Se está denominando moratoria a las suspensiones previas a la modificación del plan general metropolitano. En realidad lo que prevé la nueva normativa es que la suspensión de licencias en el momento de la aprobación inicial es obligada por la ley y tiene como objetivo que, una vez aprobado inicialmente un plan, no se puedan tramitar licencias contrarias a este planeamiento en trámite. La misma propuesta dice que, una vez aprobado inicialmente el nuevo Plan General Metropolitano, no se podrá conceder ninguna licencia que no prevea reservar este 30% para VPO.

El presidente de la promotoras catalanas, APCE, Lluís Marsà advierte que la medida "tensionará al alza los precios. Ahora un 25% de las ventas eran para inversores, que los sacaban en alquiler. Pero, con el cambio, muchas fincas no saldrán al mercado. Edificios de oficinas se convertían en hoteles pero como no se pueden hacer hoteles se iban a reformar como viviendas. Ahora ese tipo de edificio no saldrá al mercado".

"Todo esto va a generar una escasez de vivienda", asegura el exregidor del área de Urbanismo, Ramón García-Bragado. Para este abogado "en este momento el elemento más generalizado es el desconcierto y cuando hay desconcierto las políticas se vuelven conservadoras y suben los precios".

Ramón García Bragado, exregidor del área de Urbanismo. (EFE)

Un promotor que prefiere no identificarse explica que a partir de la aprobación de la reforma, le llueven las ofertas sobre sus proyectos acabados y también sobre las obras en curso. Advierte que todavía no ha vendido, pero que de salida ha incrementado los precios un 10%.

El consejero delegado de Neinor, Juan Velayos, una de las mayores promotoras de vivienda de España, apunta que "por suerte no tenemos proyectos en la capital catalana. Lo que va ocurrir es que se va a paralizar la venta de solares que carezcan de licencia. Nosotros así lo vamos a hacer. Y el que ya tenga solar con licencias verá como suben los precios. En estos casos se dispararán los precios pero es difícil decir cuánto, puede que un 5% o un 10%".

Plan absurdo

El plan de Colau tiene un punto de absurdo. Ada Colau prometió 8.000 pisos de vivienda pública el año pasado. No ha construido ni uno. Ni en la Sagrera, ni en el nuevo barrio de la Marina en Zona Franca. Nada. Pero con su nueva medida, al ritmo que se planifica en la capital se tardarán 60 años en levantar esas 8.000 unidades residenciales.

En el sector inmobiliario se teme que no se haga nada. Y que, por otro, lado la presión al alza en un parque de vivienda nueva ya muy reducido, y que a la larga se extienda a la vivienda de segunda mano y a los pisos de alquiler. También que llegue al resto del área metropolitana. Malas perspectivas para una medida negativa. Para Marsà "no tendrá los efectos deseados, se trata solo de una medida electoralista".

Ada Colau tras recibir en el Ayuntamiento de Barcelona a los representantes de la Plataforma de afectados por la Hipoteca (PAH) en 2015. (EFE)

Sombras y dudas

El electoralismo pivota sobre toda la medida. El Patronato de la Vivienda de Barcelona, controlado por el consistorio, ha suspendido la publicación de cifras sobre la vivienda en Barcelona, en un acto sin precedentes del municipio. Hace un año que el Ayuntamiento ya no publica datos sobre la ciudad. Y la medida de suspensión de licencias se ha tramitado en secreto y violando la Ley de Transparencia de la Generalitat.

Pese a todo esto, el éxito político de Colau es incontestable. El PSC le ha apoyado. ERC incluso ha firmado un documento de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca para que la aprobación definitiva sea en septiembre y en los términos que se presentaba inicialmente a la moción (porcentaje del 30% en edificaciones de más de 600 m2).

Y enfrente la oposición se diluye ante Colau. Así, PDeCAT y Cs se abstuvieron porque no querían que les acusasen de impedir la construcción de VPO, algo absurdo porque los Comunes ya no la están haciendo. La ironía final es que solo el PP de Alberto Fernández Díaz votó en contra. Cuando el PP es el único partido que vota contra una media que perjudica a las clases medias y bajas que no son propietarias es que la política municipal en Barcelona ha entrado en barrena.

Artículo Original elconfidencial.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar