Home    Más de 100.000 familias están sin ayuda al alquiler por el retraso del Plan Vivienda

Mayo de 2017. El Gobierno anuncia que está trabajando en el borrador del que será el nuevo Plan Estatal de Vivienda para el periodo comprendido entre 2018 y 2021. El Ejecutivo tiene por delante siete meses para su aprobación. 14 de febrero de 2018. El real decreto que debe regular las ayudas al alquiler y a la compra de viviendas sigue sin aprobarse dejando en el aire a miles de posibles beneficiarios en un momento en que los precios de los alquileres están disparados, especialmente en las grandes ciudades. Las historias de caseros que piden a sus inquilinos 300, 400 y hasta 500 euros más al mes por vivir de alquiler en sus pisos han dejado de ser anecdóticas para convertirse en el día a día de un mercado en plena ebullición.

El último Plan de Vivienda 2013-2016 —prorrogado en 2017— benefició, según el Ministerio de Fomento, a 100.000 familias, y aunque la cartera que dirige Íñigo de la Serna no ofrece datos sobre el número de posibles beneficiarios del nuevo plan, todo apunta a que la cifra será superior, ya que además de apostar fuertemente por el alquiler y por las ayudas a los inquilinos, también incluirá una partida para los jóvenes que quieran comprar casa y necesiten ayuda con la entrada.

Esas miles de familias se encuentran actualmente en el limbo de las ayudas estatales, ya que el Plan Estatal de Vivienda 2013-2016 se prorrogó para 2017 y caducó el 31 de diciembre de ese mismo año. Para la aprobación del nuevo real decreto no hay fecha prevista, según reconocen desde el propio Ministerio de Fomento. "Esperamos que la tramitación administrativa del nuevo Plan Estatal de Vivienda 2018-2021 esté finalizada en las próximas semanas y así pueda ser aprobado definitivamente", explican sin precisar cuándo llegará exactamente al Consejo de Ministros para su aprobación ni cuándo se publicará en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Esta fecha es clave, puesto que las ayudas que contempla el plan no tendrán carácter retroactivo. "Serán efectivas al día siguiente de su publicación en el BOE", aclaran desde Fomento.

La aprobación en el Consejo de Ministros es necesaria, pero una vez que se produzca deberá convocarse una conferencia sectorial y posteriormente deberán suscribirse uno a uno los convenios con cada una de las comunidades autónomas que, a su vez, tendrán que coordinarse para gestionar dichas ayudas. Es decir, la entrada en vigor del plan podría retrasarse varios meses más y no estar hasta finales de la primavera, apuntan varios expertos del sector.

Otra de las grandes incógnitas es qué cantidad de los Presupuestos Generales del Estado —cuyo retraso podría estar frenando también la aprobación de estas ayudas, tesis que defienden estos expertos pero que Fomento niega— se destinará a este plan. "Desconocemos la partida presupuestaria", son las palabras que se oyen al otro lado del teléfono.

Para que nos hagamos una idea, en 2017, el presupuesto destinado a políticas de vivienda ascendió a 467 millones de euros, un 20% menos de lo presupuestado para 2016 —entonces fueron 578 millones—, y apenas el 0,1% de todo el gasto que ha previsto el Ejecutivo para el pasado ejercicio.

Desde el 1 de enero son miles los inquilinos que, ante el 'boom' de los alquileres en Madrid o Barcelona, esperan con gran expectación la aprobación definitiva del real decreto para poder beneficiarse de unas ayudas que les permitan rebajar, aunque solo sea ligeramente, la factura mensual de sus alquileres. Muchos de los que están buscando piso o tienen que renovar sus contratos se están encontrando precios en máximos históricos en los barrios más céntricos y turísticos de ambas ciudades. De ahí la urgencia de su aprobación.

Por lo pronto, según el borrador del futuro plan de vivienda, no existe un límite de edad para poder optar a las ayudas​, sino que estas se concederán en función de los ingresos del hogar y fijarán una cuantía máxima de la ayuda. En el caso de los menores de 35 años, si no se modifica el borrador, las ayudas podrían alcanzar los 300 euros al mes —hasta 450 euros en casos justificados—. Esto se traduce en ayudas de hasta 3.600 euros al año. Eso sí, los alquileres no podrán sobrepasar los 600 euros mensuales —900 euros en casos justificados—.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, durante la presentación del Plan Estatal de Vivienda 2018-2021. (EFE)

Ayudas a la compra de vivienda

El nuevo plan introduce, además, una importante novedad, puesto que incluye también ayudas a los jóvenes menores de 35 años para comprar una vivienda. El retraso del real decreto podría condicionar incluso la decisión de compra de muchos de ellos, puesto que las ayudas no tendrán carácter retroactivo. Si no hay modificaciones respecto al borrador, los beneficiarios podrán recibir hasta 10.800 euros para la entrada de una vivienda.

[¿Compro o alquilo? Haz números]

Desde que trascendió el contenido del borrador, se han puesto sobre la mesa las ventajas e inconvenientes de este tipo de ayudas. "Es un error plantear ayudas directas a la compra de la vivienda, especialmente entre los más jóvenes. Hay que darles acceso a la vivienda, no al apalancamiento", lleva meses insistiendo Antonio Carroza, consejero delegado de Alquiler Seguro, en cuya opinión fijar dichas ayudas a la compra hasta los 35 años "no tiene ningún sentido". "Deberían llegar a familias consolidadas que buscan un lugar donde establecerse. A los jóvenes hay que ayudarles a que se emancipen y a los 'maduros', a establecerse", señala, al tiempo que insiste en la necesidad de que cualquier ayuda se realice vía desgravaciones fiscales.

Una opinión que comparte Fernando Encinar, jefe de estudios de idealista. " Se recurre de nuevo a viejas fórmulas con la puesta en marcha de ayudas a los jóvenes para la compra de una casa generando la falsa expectativa de que todo el mundo debe ser propietario. Además, incentiva otra vez el endeudamiento masivo por parte de los más jóvenes".

Para Carroza, "tanto las ayudas al alquiler como a la compra de una casa deberían realizarse vía IRPF para evitar la economía sumergida y que dicha subida se acabe trasladando a los precios, como ya ha sucedido en el pasado. No es lo mismo falsear un contrato de alquiler que la declaración de la renta".

"Dar ayudas directamente a jóvenes menores de 35 años para alquilar una casa (una medida que por cierto ya puso en funcionamiento el Gobierno de Zapatero y que el PP criticó duramente y posteriormente derogó) provocará un aumento artificial del precio del alquiler", añadía hace unos meses Encinar, al tiempo que consideraba que las ayudas a la compra, al fijar el límite de edad, "perjudican gravemente a aquellas personas mayores de 35 años (y que ganen más de 19.170,39 euros al año en 12 pagas o 22.365,42 euros en 14 pagas) que no pueden acogerse a esta ayuda, ya que no contarán con la 'extra' del Gobierno y se enfrentarán a una subida de precios provocada, precisamente, por esa ayuda gubernamental".

Ambos expertos apuestan por recuperar la desgravación fiscal del alquiler también para el inquilino, ya que "permite que todos puedan disfrutar de esta ventaja y que tanto el inquilino como el propietario declaren la existencia de un contrato de arrendamiento". "La mejor manera de potenciar el mercado de alquiler es tomar medidas que aumenten la oferta, ya sea dando mayor cobertura jurídica a los propietarios para que se animen a poner sus casas en alquiler como colaborando con los ayuntamientos para que cedan suelo dotacional para la construcción de viviendas destinadas al alquiler, en colaboración con la empresa privada".

Artículo Original elconfidencial.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar