Inicio    Reformar tu piso y no desesperarte (ni a tus vecinos)

Polvo, ruidos, desorden por todas partes… Para hacer una reforma en casa, más si es de envergadura, hay que pensarlo muy bien. No solo respecto al dinero destinado al lavado de cara del piso, sino también en lo referente a plazos, organización y todo cuanto afecte a la vida cotidiana. Por ello, como se señala en este reportaje, tener planeado al milímetro qué se hará y en qué plazos, y detallar todo en el presupuesto, facilita organizar una reforma en casa sin padecer sobresaltos.

1. Pensar muy bien en todos los detalles

¿Reformo solo el baño o, ya que hago una obra en casa, aprovecho para hacer más cambios? ¿Pinto también? ¿Debería cambiar también el suelo?

cambiar-suelos

Considerar si cambiar los suelos es una decisión importante en el acabado final

¿Cuál es la mejor fecha? Estas son solo tres de las miles de dudas que asaltan a quien decide embarcarse en una reforma en su hogar. Por ello, antes hay que tomarse mucho tiempo para pensar en todos los detalles. Todo debe estar planeado al milímetro, ya que serán unas semanas o meses en los que la casa no será la misma.

Respecto a la fecha idónea para acometer la obra, conviene saber que en otoño e invierno se producen menos molestias a los vecinos, al estar más tiempo cerradas las ventanas, que amortiguan los ruidos y el polvo. Pero en verano, el día es más largo y, al poder tener las ventanas abiertas, los materiales se secan antes. El único inconveniente es que en los meses estivales casi todo el mundo está de vacaciones y estos trabajos suelen sufrir retrasos.

Pero hay más problemas, se deben escoger materiales, colores… y además tener pensado si habrá que dejar la casa mientras se hace la reforma (y dónde, cómo y por cuánto tiempo y dinero se hará) o si se convive con la obra. Si es un piso grande, se puede adaptar una zona para vivir mientras dura la reforma. En cualquiera de los dos casos, conviene no molestar a los profesionales durante su trabajo, pero sí vigilar qué y cómo se hace.

2. Pedir presupuestos

Nunca hay que aceptar el presupuesto de una empresa que no haya visto la reforma que se quiere hacer sobre el terreno, y hay que huir de profesionales no acreditados. Además de pedir varios, en el definitivo -por escrito y sellado o firmado- hay que tomarse su tiempo, pues debe ser una descripción lo más detallada posible de cada uno de los conceptos de la obra.

Es un proceso lento y, a veces, incómodo de cara a los contratistas y empresas, pues en ocasiones hay que rehacerlo varias veces. Pero son las bases por las que se guiará la reforma, por lo que si están bien fijadas, se evitan muchos problemas.

3. Personal

Hay que saber con todo detalle qué profesionales estarán en nuestra obra, cuántos y de qué gremios. También hay que estar al tanto de sus horarios, si se trabajará el fin de semana, etc. Todo debe estar bien atado antes de comenzar la reforma.

También hay que conocer qué días no trabajarán, cuándo y por qué se ausentarán, tanto para avisar a los vecinos, como para llevar un control de la obra.

4. La burocracia

Antes de hacer una reforma hay que solicitar diversos permisos y licencias al Ayuntamiento. Las licencias, previo pago, varían según el tipo de obra y constan de diferentes plazos de autorización según el ayuntamiento de cada municipio:

  • Obras menores: incluyen las reformas en pavimentos, alicatados y modificaciones de baños y cocinas.
  • Obras mayores: cuando se tienen que alterar aperturas de puertas y ventanas que den a la calle, cambios de paredes maestras, etc

Tampoco hay que olvidar ponerlo en conocimiento de la comunidad de propietarios. Además, si la reforma afecta a zonas comunes o terrazas, puede que sea necesaria una aprobación unánime por parte de los vecinos.

reforma-piso

Tener claros los objetivos de acabado antes de la entrega.

5. Cómo hacer la reforma

Antes de que lleguen los operarios hay que guardar objetos y muebles que se puedan dañar. Si no es posible trasladar algunos muebles, se le puede pedir a la empresa que hará la reforma que lo haga. A veces, un guardamuebles o trastero de alquiler puede ser la mejor solución para guardar estos objetos mientras duren las obras.

Una vez están los trabajadores en casa, los marcos de las puertas se cubren con cartón, otras áreas con plástico, y suelos y escaleras con papel. Si alguna habitación no se tocará, se puede sellar. También hay que tapar los conductos del aire acondicionado.

Además, hay que facilitar accesos, decidir qué vías se usarán para la entrada y salida de materiales y escombros. También es importante indicar a los obreros en qué zona pueden estar: qué baño utilizar, en qué lugar pueden llenar los cubos de agua que necesiten, etc. Debe haber un área donde almacenar los utensilios y materiales mientras duran los trabajos, y cada vez que terminen la jornada.

6. El momento de pagar

Hay una máxima que nunca debe dejar de observarse: hasta que la obra no haya acabado y todo haya quedado perfecto y conforme a lo pactado, no hay que pagar. Si el resultado no es el acordado, se puede retener a la empresa un 10% del importe de la factura hasta que la reforma quede perfecta, aunque mejor especificar todo esto a priori en el contrato de obra. Por otro lado existe a veces el error de contratar a empresas de reformas que ofertan plazos muy cortos de ejecución que difícilmente podrán cumplir en calidad de acabados y plazo de entrega.

En los casos más habituales, se aconseja adelantar un 30% del total al empezar y exigir que el cobro incluya siempre el IVA. Si la renta es de menos de 50.000 euros anuales, se puede desgravar el coste de las obras.

Como es habitual que estos trabajos sean largos, y a veces hay imprevistos, es muy importante haber incluido una cláusula de penalización. Tiene que estar contemplada en el presupuesto, con los tiempos de finalización de la obra. Una recomendación es penalizar cada día de retraso, por ejemplo, con 60 euros.

 

7. Molestar a los vecinos lo menos posible

Una obra siempre genera ruidos, suciedad… por eso, conviene informar a los vecinos de que se padecerán esas molestias (y durante cuánto) antes de empezar. Además, se puede facilitar la convivencia con estos otros tips:

  • Avisar con carteles del inicio de las obras, en qué piso y por cuánto tiempo. Dar las gracias por la comprensión a los vecinos y pedir disculpas por las molestias que se puedan ocasionar.
  • Forrar el ascensor, ya que en él subirán y bajarán materiales, escombros, herramientas, recipientes de pintura… Objetos que pueden dañar el ascensor
  • Limpiar todos los días las zonas comunes (rellano, escaleras…) que pudieran verse afectadas por los trabajos.

 

Fuente: Eroski Consumer (www.consumer.es)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar