Inicio    ¿Revisas tu hipoteca en noviembre? La cuota sube por primera vez en cuatro años

Han sido cuatro años de rebajas constantes en las cuotas de las hipotecas. Este mes de octubre, y por primera vez desde 2014, volverán a subir. Cuatro años de unos tipos de interés en mínimos históricos de los que se han beneficiado miles de hipotecados.

Como ya venía anticipando el euríbor desde que comenzó el año, el indicador -que sirve de referencia para casi el 80% de las hipotecas en España-, ha superado los niveles que marcaba hace justo un año.

A falta de una sesión y de ser ratificado por el Banco de España, el índice despide octubre en el -0,154%, por encima del -0,180 de hace doce meses. La consecuencia inmediata será que quienes utilicen el cierre de octubre para revisar su hipoteca en noviembre, verán cómo se les encarece ligeramente la cuota. Y lo mismo irá sucediendo, mes a mes, durante los próximos meses.

La subida, no obstante, aún será muy débil. Así, por ejemplo, para una hipoteca de 200.000 euros a 25 y euríbor + 2%, la 'factura extra' mensual será de apenas dos euros, 24 euros al año.

Tras un arranque de año prácticamente estancado en mínimos anuales, el euríbor ha intensificado en el último mes su recuperación, a la espera de que el Banco Central Europeo (BCE) retome la subida de los tipos de interés, previsiblemente, durante la primavera de 2019.

Hasta ahora, los mínimos del euríbor se han traducido en importantes rebajas en las cuotas de las hipotecas. De hecho, éstas no suben desde hace cuatro años, una situación que acaba de cambiar, tal y como muestra el gráfico inferior.

Los expertos consideran que la senda de recuperación del índice se mantendrá durante los próximos meses y que éste podría volver a terreno positivo a lo largo de 2019. No obstante, todos coinciden en los repuntes serán moderados, lo que evitará grandes sustos a los hipotecados.

Bankinter, por ejemplo, espera que el euríbor se sitúe en el 0% en el segundo trimestre de 2019 para subir levemente al 0,05% durante el tercer trimestre y despedir el año entre el 0,10% y 0,20%. Ése sería su escenario central, lo que significaría volver a niveles de principios de 2015.

No obstante, en un escenario pesimisita, el indicador podría seguir en terreno negativo durante todo el próximo año, mientras que el escenario más optimista, los analistas de la entidad lo situarían incluso en el 0,3%, si bien, permanecerá en niveles inferiores a 0,50% hasta finales de 2020.

Fin a cuatro años de rebajas

A pesar de la recuperación del euríbor, éste suma ya 33 meses consecutivos en negativo desde que en febrero de 2016 se situara por primera vez por debajo de cero por primera vez en su historia. No obstante, desde julio de 2014, todos los hipotecados —excepto aquellos que tenían una cláusula suelo o quienes contrataron a tipo fijo— se han beneficiado de la caída en picado del indicador.

Para que nos hagamos una idea, para una hipoteca de 180.000 euros a 20 años y con un tipo medio de euríbor +2,5%, el ahorro durante estos últimos cuatro años rondaría los 3.000 euros.

El Banco Central Europeo (BCE), y especialmente su presidente, Margio Draghi, ha sido el gran aliado de miles de hipotecados. Desde que se estrenó en su cargo en noviembre de 2011 nunca ha subido los tipos de interés. De hecho, su política monetaria ha llevado al precio del dinero al 0% en marzo de 2016 —donde permanecen a día de hoy—, un mes después de que el euríbor entrara en terreno negativo por primera vez en su historia. Desde entonces, no ha habido ningún cambio en la política monetaria y todo apunta a que Draghi abandonará el cargo sin haber acometido ni una sola subida de tipos.

Por el contrario, la banca ha sufrido en sus cuentas un euríbor históricamente bajo, si bien, inicialmente consiguieron compensarlo con las llamadas cláusulas suelo, que impidieron a miles de hipotecados beneficiarse de los bajos tipos de interés hasta que la Justicia, tanto española como europea, determinó que dichas cláusulas eran abusivas y obligó a la banca a devolver todo el dinero cobrado de más.

Las entidades financieras decidieron entonces apostar fuertemente por el tipo fijo para poder asegurarse una rentabilidad mínima por hipoteca. Tal ha sido su apuesta que, en apenas dos años, este tipo de productos han pasado de ser residuales en la contratación hipotecaria a representar el 40% sobre el total. No obstante, con una subida de tipos en el horizonte, los expertos dudan de que este porcentaje vaya a crecer en el futuro.

Artículo Original elconfidencial.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar